viernes, 20 de noviembre de 2009

A UN ARBOL CAIDO


A UN ARBOL CAIDO


Aun quedan resquicios de lo que un dia fuiste... tu grandeza de tantos años que viviste... Arbol centenario mirando hacia el azul horizonte... llenando con la sombra de tus ramas los dias y las noches... Enamorado de la luz de la luna y las estrellas en la noche....dando cobijo al caminante en el descansar de su largo camino... Arbol que diste vida a miles de aves que cantaban alegres entre tus fuertes ramas... Arbol que compartias tus dulces frutos con todo aquel que los deseaba....¡Tanta bondad en tu alma... querido arbol!... hoy caido ante mis tristes ojos llenos de lagrimas por ti.... ¡ Estás muerto!...La bravura del viento de tantos inviernos, al fin te ganó la batalla... ya....Hoy... ya no cantan los pajaros en tus dulces ramasHoy...el caminante ya no tiene tu cobijo ni tu amor puro en este verde bosque de pasión...Tú...naciste un dia de primavera... ¡ Hace tantos años ya!...Hoymirando tu ya fragil cuerpo caido sobre el suelo.. recuerdo mis momentos de tristeza y abatimiento.... me abrazaba a tu tronco.... Me daba la sensacion de que me dabas fuerza y coraje para seguir luchando en mi camino.... ese camino en el que tantas veces tropecé... Tú me dabas la fuerza para levantarme una y otra vez...Hoy...lloro por ti... porque ya no eres el mismo... Ya caiste y de tu fuerza ya no queda nada, pero en mi corazon, yo siempre te llevaré... No te olvido.. Lloro... como si hubiese perdido a un hermano... a un amigo.... porque eso fuiste para mi... dulce arbol caido...Pronto llegará el invierno, y tu seguiras muriendo más y más... y cuando llegue en ansiado verano... quizás...Alguien haré leña de ti para el proximo invierno...Alguien quemará tu cuerpo y yo...que tus semillas recogi... las plantaré en primavera y tu alma volverá a renacer... Seguirás siendo mi arbol... ese al que tantas veces abracé... y me darás sombra y cobijo....Y bajo tus dulces ramas cerraré los ojos y escucharé el canto de aves preciosas que cantaran para ti... y para mi... en este bosque adorado, en el cual deseo vivir, y cuando llegue mi hora...Aquí...bajo tus ramas...yo eternamente... descansaré....

3 comentarios:

  1. Con aire melancolico pero alentador por los recuerdos de un pasado compartido...

    ResponderEliminar
  2. Me encantó tu poema. Expresaste muy bien lo que muchos hemos sentido. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Seguidores