domingo, 29 de noviembre de 2009

VIAJE AL EDEN



VIAJE AL EDEN

Me tumbé en la cama como cada tarde a dormir la siesta. Estaba cansada. Los niños habian estado toda la mañana revolviendo y volviendome loca. Les di de comer y se fueron al parque con mi hermana y al fin me dejaron sola para descansar un rato. son unos diablillos de tres y cuatro años y no paran. Su padre se pasa todo el dia trabajando, y cuando llega a casa solo desea cenar y acostarse. El pobre se pasa todo el dia en la mina, a doscientos metros bajo tierra y sin parar. Reventado esta el pobre chiquillo.
Gracias a mi hermana que me ayuda muchisimo con los niños, estoy un poco mas animada. Ella es un sol. Tiene diecisiete años pero es tan madura como una mujer de cincuenta.
Bueno, pues estabamos en que me tumbé en la cama porque estaba deshecha. Me dispuse a dormir un rato. Cerré los ojos para intentar relajarme, pero de repente senti una sensacion muy extraña. Un mareo tan fuerte que me hacia dar vueltas alrededor de la habitacion. Era yo la que daba vueltas, y no la habitacion como suele pasar cuando te dan vertigos. Yo sentia como rotaba y rotaba, hasta que en una de esas rotaciones fortisimas, senti como me salia de mi cuerpo y aterrizaba justo en el techo. Me vi en la cama. Ahora ya no sentia ese mareo tan fuerte. Veia como estaba tumbada en la cama sin moverme, y me asusté muchisimo. Senti como me ahogaba, como me faltaba la respiracion. Pensé que estaba muerta, ya que esa sensacion de estar fuera del cuerpo la habia escuchado alguna vez en personas que habian estado clinicamente muertas. Pero no fue eso todo. De repente di la vuelta y atravesé el techo de mi casa. Es un edificio de veinte pisos, y los atravesé todos, al mismo tiempo que iba viendo a todos mis vecinos, lo que hacian, lo que hablaban, incluso a algunos ni les conocia. Al final me vi en el aire, volando, pero me sentia libre, feliz.
Pero en un momento me vi atravesando un tunel larguisimo a la velocidad del rayo. Al final del tunel se divisaba una luz cegadora. Yo me sentia en paz, llena de amor. Habia personas esperandome en ese tunel. A algunas las conocia, a otras no. Eran familiares y amigos que habian fallecido, pero se les veia jovenes y felices. Ellos me recibian con los brazos abiertos.
Cuando al fin llegué a aquella luz cegadora que me transmitia tanto amor, lo que alli observé me lleno de admiracion y felicidad:
Un campo extensisimo, del cual no se veia fin lleno de flores de todos los colores, arboles frutales repletos de toda clase de frutas, un riachuelo que manaba limpio como los jaspes, y muchas personas felices, niños, abuelos, jovenes. Aquello parecia el paraiso, o el cielo, ni siquiera sé que era aquel lugar tan maravilloso. De repente le vi... era El.... era el hijo de Dios... Jesucristo, con su tunica blanca, su hermosa cara. no podeis imaginar cuanta belleza en un ser maravilloso y magico. Se acercó a mi... tomo mi cara entre sus manos y me dijo:
"Anoche cuando te acostaste en tu cama y te disponias a dormir, clamaste de nuevo verme. Aqui me tienes Hija. Soy tu Hermano por la eternidad y te amo, tanto a ti como a toda la gente que habita en la tierra."
Me has visto, has conseguido lo que hasta ahora casi nadie ha conseguido, pero te he concedido ese deseo porque sé que tu amor por mi es tan grande que no podia negarme. Quiero decirte que cada vez que te sientes sola y abandonada, vejada y despreciada, yo estoy contigo. Acuerdate de mi historia; sufri como sufres tu, y sé en verdad como te sientes.
Yo no podia hablar, simplemente mis pensamientos eran su respuesta. El sabia en todo momento lo que estaba pensando.
Uno de mis pensamientos fue : "deseo quedarme contigo"
El, con dulzura me respondió:
"Aun no ha llegado tu hora. Es por eso que debes regresar a tu cuerpo, y no olvides que siempre estare contigo"
Senti un escalofrio cuando regresé a mi cuerpo. Aquella tarde comencé a amar a mis amigos, a mis enemigos, a todos los que me hicieron daño en alguna ocasion y a todos los que me habian despreciado en otras.
Jesus en persona me habia hablado en aquel lugar magico y me habia prometido que cuando me llegase la hora, El estaria esperandome con todo su amor....




2 comentarios:

  1. Que bello relato ,lleno de fe y esperanza,un sueño maravilloso.
    Tal vez algun día...
    Me encanto.
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga Luz de luna por leerme.Siempre bienvenida. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar

Seguidores