jueves, 24 de diciembre de 2009

SUSANA


Dormia... ella dormia y su sueño era tan profundo que no se percató de que el telefono sonaba y sonaba. Al final, la insistente llamada la fue despertando poco a poco y se levantó de la cama dando tumbos....
Se dirigió al salon y tomó el auricular.
¿Digame?.... nadie contestó...
¿Digame?... volvio a responder, pero nadie contestó....
Susana escuchaba una respiracion ronca que la asustó.
¿Quien es ?
Por favor digame quien es....
Soy la voz de tu conciencia... soy la voz de tu conciencia...
Susana pensó: Parece una voz de ultratumba.
Estaba aterrorizada.
¡Dios mio! : pensó.
¿Que quiere? digame quien es usted por favor, me esta asustando.
Ya te he dicho que soy la voz de tu conciencia. ¿ te dice eso algo?
¡No!
No te dice nada, o es que ya sabes lo que quiero?
.............
De repente Susana oyó abrirse la puerta de la entrada.
Pensó que era Mikel, su esposo y corrió hacia él.
Se quedó petrificada: No era su marido. Era la persona a quien ella mas odiaba, la persona a la que habia injuriado tantas y tantas veces hasta que consiguió apartarla de la familia, dejarla relegada no a un segundo plano, sino, a la nada. Susana habia conseguido hundir a esa persona en la mas absoluta de las miserias psicologicas. Habia conseguido que la internasen en un psiquiatrico de por vida, simplemente para quedarse con la herencia de la familia.
Ahora toda esa herencia era suya, pero:¿Que hace ella aqui?... Si esta en el psiquiatrico, en silla de ruedas, no habla, no anda, ni siquiera mira. Esta ausente hace ya muchos años, y eso era obra de Susana.
Susana temblaba de terror. Pensaba que su cuñada habia venido a matarla, y solo acertaba a decir:
¡Perdon! Perdon!
Pero la mujer no decia nada. Estaba frente a la puerta mirandola con unos ojos penetrantes pero tristes. Parecia que la daba pena de Susana, a pesar de que esta la habia destrozado la vida.
Susana tenia el telefono aun en la mano y siguió escuchando:
Soy la voz de tu conciencia... y necesito que te arrepientas de todo el mal que hiciste durante tu vida... Hoy la persona a la que destrozaste la vida, a la que volviste loca de atar, acaba de fallecer. Ahi la tienes, sintiendo pena por ti, porque sabe lo que te espera... Ella sabe que el infierno que ha pasado, no es nada comparado con el que tu vas a pasar.
Tienes que arrepentirte de corazon, y entonces serás o no perdonada. Tu maldad es la mayor cobardia que una persona puede llegar a hacer con otra.
No se puede injuriar, insultar ni acusar de cosas tremendas a nadie, sabiendo que no son ciertas.
¡Por favor perdoname!
Decia Susana al fantasma que tenia ante si...
Ella... el fantasma la miraba con pena y con ternura a la vez. Hacia mucho tiempo que la habia perdonado, y siempre tuvo la esperanza de que Susana dijese alguna vez la verdad de todo a la familia pero eso no habia sucedido.
Y ahora la veia alli, aterrorizada, asustada, pero seguia el odio en sus ojos. Decia que se arrepentia pero no era asi.
La voz del telefono sonó a su lado. Susana se volvió y vió la cara de la muerte a su lado. Se dio cuenta de que su hora habia llegado y que el castigo estaba por comenzar. El terror la invadia completamente y se volvio hacia su odiada cuñada....
¡Te odio maldita seas!¡ te sigo odiando y te odiare siempre!¡por tu culpa voy a morir!
El fantasma de Esmeralda la seguia mirando con ternura y con pena. No podia decir nada porque el destino estaba echado, y Susana iba a tener un castigo eterno.
Susana vio como la figura que tenia a su lado la rodeaba con su capa y se la llevaba hacia la oscuridad. Ella gritaba y gritaba y Esmeralda lloraba de pena por Susana, pero ella no podia hacer ya nada.
Debia ir hacia la luz.... y se fué....
.........................

Susana despertó bañada en sudor, asustada y con el odio que siempre la acompañaba cuando pensaba en Esmeralda.
- Solo ha sido un sueño, un mal sueño. Esta desgraciada sigue en el psiquiatrico y yo aqui, feliz con todo lo que consegui robarla, y es que no hay nada que pueda conmigo.
- Me voy a duchar y llamare a Maria y nos vamos a comer a un chino. hoy Mikel no viene a comer.
De camino a la ducha, sonó el telefono:
¿Digame?.... nadie contestó...
¿Digame?... volvio a responder, pero nadie contestó....
Susana escuchaba una respiracion ronca que la asustó.
¿Quien es ?
Por favor digame quien es....
Soy la voz de tu conciencia... soy la voz de tu conciencia.....
FIN







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores